El dios sol y sus ocasos


Siempre he sido una gran apasionada por los atardeceres, porque no hay atardecer igual que otro, ni siquiera un minuto de un atardecer es igual que otro. Todos los atardeceres son únicos y mágicos, sobre todo aquellos que nos regalan colores y formas. Me inquieta mucho haberme dado cuenta un día que casi siempre los atardeceres más hermosos son los que han sido precedidos de días tormentosos, simplemente porque hay más nubes que reflejan la luz del sol en su ocaso. Casi siempre pasa igual en la vida, cuando uno lucha fuertemente por un objetivo, al final siempre el resultado es más bonito.

Cuando me siento a contemplarlos pienso en muchas cosas, a veces tristes, a veces alegres, pero los atardeceres siempre me recordarán mis ganas de volver a ese sitio donde he estado eternamente, desde el comienzo del universo hasta algún día en 1982 donde fui concebida para venir a este mundo. No es que no quiera vivir, porque amo la vida, pero sé que se siente no estar viva y no lo sé explicar.

Amo la vida y eso es lo que hace que mire los atardeceres y a veces esté triste. Estando una vez triste, mirando un atardecer, a mis 16 años en 1999 escribí esto…

Hoy es viernes…
y miro el atardecer (aunque me mate).
Ve el futuro, un mañana,
un mañana que será tan silencioso
como este atardecer.
Silencio. Un silencio tranquilo,
pero triste.
Llueve suavemente y así lloverá mañana.
El sol se despide…
y pronto todo quedará en tinieblas.
Las mismas tinieblas que habrá mañana…
aunque amanezca, aunque el sol vuelva…
Sí, el sol… pero no mi sol.

Lo escribí pensando en alguien que quería mucho y al otro día se iba lejos, para siempre. Luego lo volví a leer unos días antes de saber que la abuelita se nos iba de este mundo, también para siempre. También pensando en su angustia, a la abuelita le escribí un poema inspirado en el sol, lastimosamente no lo recuerdo y no lo encuentro.

A veces pasa que amanece y mi sol no salió… y pasan días, a veces semanas, a veces meses para volverlo a ver. Por eso este poema no se me olvida, es siempre parte de mi vida, y lo recuerdo más aún cuando es viernes, como el día de hoy.

Yo, en mi pelea con la iglesia católica siempre he pensado que prefiero adorar al dios sol y a la diosa luna, como lo hacían nuestros verdaderos antepasados. Porque nuestros indígenas también tuvieron una historia diferente a la de Jesus y fue desechada prácticamente en el proceso de conquista. Yo sé que en este momento el dios sol anda medio bravo conmigo porque no ha querido llevarse toda esta lluvia y este frío, aunque en medio de este invierno me ha regalado días enteros de verano que le agradezco profundamente.

Siempre he dicho que nací donde era. Soy una mujer del mar, del sol y del calor, no soy feliz cuando hay frío e invierno prolongado. No soportaría las 4 estaciones, donde 3 de ellas para mí son heladas. Aqui en toda la línea del ecuador y en un país rodeado por el mar caribe y el océano pacífico tengo la bendición de tener un sol que me abraza con su calor casi a diario. Ese dios sol que me acompaña dia a día en mi caminar por este mundo… así a veces desaparezca como lo escribí en mi poema….

Les comparto mi selección de fotos favoritas de atardeceres que he eternizado en mi lente…

Despegando de Buenos Aires a Lima

 

Via Medellin - Cartagena en avion 2009

 

Muelle en el barrio Manga de Cartagena 2009

 

Coveñas 2011

 

Desde la casa de mis padres en Pereira 2011

 

Desde mi casa en Medellin 2011

Desde mi casa en Medellin 2010

Anuncios

5 thoughts on “El dios sol y sus ocasos

  1. De cierta forma cada quien tiene el sol necesario para cumplir las metas que necesita en determinado momento. Siempre te he dicho que confio mucho en 3 personas. una esta escribiendo esto y la otra lo esta leyendo. Espero que los ocasos para ti no sean mas que un dulce comienzo donde otros anelamos que tu luz no se extinga y que por siempre seas la supernova que ilumina los dias de muchos…. porque siempre habran personas que queran apoyarte y cuidarte asi tu no te dejes y muchos fallezcan en el intento….Porque ya no se si sea el YO, el superyo o el ello. Pero estoy 100% seguro que todos convergen en un solo concepto. Tu luz no se debe extinguir al igual que tu realidad porque son sueños de muchos…..por q tu eres el sueño de muchos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s