10 Reglas de las personas que jamás se dan por vencidas (primera parte)


Que año tan dificil este 2011 en mi vida!… asi que gracias a estas épocas en las que uno hace los propósitos y metas para el año entrante, esperando que sea un mejor año que este que termina, en esta entrada hablaré acerca de la habilidad humana de recuperarse después del fracaso, tema principal del último libro que me leí “Mientras unos se quiebran, otros rebotan” escrito por el Dr. Steve Price. Lo compré aprovechando sobre todo el momento de crisis financiera por el cual estaba atravesando mi empresa DecoraVisual gracias a un mal negocio que hice. A pesar de la situación siempre dije que simplemente era un momento difícil pero que no iba a dejar que este impase me llevara a la quiebra, luego de 6 meses, ya estoy por fin saliendo de esta mala situación.

Pensé que este libro era netamente de marketing, pero resultó servir para muchas cosas más.

Todos tenemos dos opciones cuando nos enfrentamos con el sufrimiento en nuestras vidas. Podemos decidir ser víctimas y permitir que el sufrimiento nos dirija y arruine nuestra vida o podemos decidir triunfar sobre el dolor. De aqui sale el término que predomina a lo largo del libro: “resiliencia” que es la decisión de ser flexible y no romperse.

La primera regla es: “Leer el escrito en la pared”
Esto se refiere a prestar atención a las señales del entorno, a las señales que nos da la vida. El entorno, el medio, el mercado y la vida nos hablan, pero generalmente no los escuchamos porque como se dice comúnmente “uno ve lo que quiere ver y oye lo que quiere oir”, así como le pasó a Henry Ford cuando no estaba queriendo escuchar a los consumidores que ya estaban pidiendo modelos de carros con nuevas características y colores diferentes al único modelo negro básico que él ofrecía y estaba llevando a la quiebra a su empresa, exitosísima unos años atrás; solo fue cuando decidió escuchar, cuando su empresa volvió a renacer y todavía se mantiene en pie.

El escrito en la pared se puede ignorar, pero no se puede borrar, así que es mejor ponerle cuidado. Tal vez tu pareja cada vez está más distante y callado, tal vez tu “trabajo seguro” ya no sea tan seguro, tal vez esa gastritis sea cada vez más frecuente… estás realmente escuchando o estás ignorando todo lo que tu vida te habla? Entre más pronto procedas, más oportunidad tendrás de evitar el desastre.

La segunda regla es “Convertir la adversidad en ventaja”
No solo es escuchar, sino actuar al respecto. Para hacerlo, se recomiendan tambien una serie de pasos:

1. Enfrentar los hechos, no importa cuanto duela.
2. La actitud lo es todo. Hay una pequeña diferencia en la gente, pero esa pequeña diferencia, hace la gran diferencia. La pequeña diferencia es la actitud. Y la gran diferencia es que sea positiva o negativa. La única discapacidad verdadera en la vida humana es la mala actitud.
3. Hay que buscar soluciones. La gente que le da vueltas a los problemas activa partes del cerebro que dirigen la evasión. Por otro lado, cuando la gente busca soluciones, la parte creativa del cerebro se activa haciendo que las acciones se lleven a la realidad. En pocas palabras, hay que ver los problemas como oportunidades. En esta sencilla actitud pueden surgir miles de ideas de negocio, y miles de ideas para hacer de nosotros mismos mejores personas.
4. Enseñar a otros. Quedarse con el conocimiento es egoista, cuando compartimos lo que aprendemos, hacemos que nuestro alrededor mejore significativamente y así sucesivamente.

No importa cuanta adversidad enfrentemos en nuestras vidas, siempre sabemos que hay alguien que sufre mucho más y aún así está enfrentando con nobleza su desastre. No hay que llorar porque nuestra vida es considerada “diferente de lo normal” simplemente tenemos una vida y cada día hay que vivirla al máximo sea como sea que sea.

La tercera regla es “Poner todo en perspectiva”
“El verdadero descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes sino en buscar nuevos ojos” – Marcel Proust –

Esta frase me gustó mucho porque es justamente lo que siempre he pensado acerca de la fotografía que es una de mis grandes pasiones, y veo entonces como todo se relaciona con todo!.

Lo primero es dejar de sacar excusas para todo: que no haces ejercicio porque no tienes tiempo o te duele la rodilla, etc… resulta que hay gente que ni siquiera puede mover sus piernas y sí lo hace. Así que no hay disculpas, ten en cuenta que uno mismo es el que se limita, así que cuando estés cayendo en excusarte para no hacer algo que quisieras o deberías, compáralo con quienes sí lo hacen; si ellos pueden, tu también puedes.

Si estás pensando que te da miedo fracasar… piensa que a veces hacer las mismas cosas de siempre es mas riesgoso que intentar algo nuevo (como el caso de Ford). El riesgo no se puede eliminar, pero sí se puede reducir, lo que uno puede preguntarse es: ¿Qué es lo peor que puede suceder? Y si lo peor sucede, ¿puedo vivir con eso?. Casi siempre la palabra va a ser “SI” si uno se dedica a buscar soluciones y no darle vueltas a los problemas.

La cuarta regla (que me encanta) es: “Haz tu propia película”
“La vida no se trata de encontrarte a ti mismo, la vida se trata de crearte a ti mismo”
Esta es la regla que más me gusta porque consiste en retarse a uno mismo!. Creo que la totalidad de mi vida se ha basado en esto, como lo he descrito en mis anteriores entradas. He batallado contra críticas y rechazos toda mi vida, y sin embargo en este momento puedo decir que soy feliz haciendo lo que hago porque es lo que siempre había soñado, así otros pensaran que nunca iba a lograrlo.

Lo primero es no permitir que otros te definan. Cuando le damos más peso a las creencias externas que a nuestro yo interno, corremos el riesgo de perder nuestro camino. Hay que ser fiel con uno mismo, pero si uno no sabe quien es uno mismo, se corre el riesgo de ser fiel y creer en los valores de otra persona, decía Shakespeare.

En este punto nos enfrentamos con el rechazo. El rechazo es como una infección, no puede hacerte daño, a menos que entre en tu cuerpo. Incluso las personas más exitosas han enfrentado el rechazo fuertemente, asi que hay que aceptar que es algo inevitable, pero depende de uno que le afecte o no. A veces el mismo rechazo abre puertas de nuevas oportunidades. Esto no significa que ignoremos todo rechazo, hay que ser lo suficientemente inteligente como para aceptar las críticas constructivas, asi como para ignorar las críticas injustificadas e incorrectas.

En este tiempo, donde todo cambia a velocidades cada vez más impresionantes, no podemos quedarnos con lo que tenemos “asegurado”, tal vez el trabajo que tienes ahora en el que eres bueno, puede no existir mañana, asi que para sobrevivir uno debe estar siempre dispuesto a reinventarse a uno mismo para estar por encima del promedio. La reinvención no es un lujo hoy en día, es una necesidad. Antes de poder vender algo, uno tiene que venderse a sí mismo y crear confianza y una imagen positiva en las personas.

Ten en cuenta que por cada amigo que apoya tus nuevas “ideas locas” hay 10 que tratarán de apagar tus sueños. Le gustas a los demás tal como eres, la decisión de reinventarte a ti mismo o de cambiar de ocupación puede amenazar su cosmovisión, y de ahi nace el rechazo o la crítica. Si creces, si te reinventas, si cambias y ellos no, eso les recordará sus sueños fracasados.

La quinta regla es: “Ser tu propio jefe”
La mayoría de personas tendemos a pensar una cosa y hacer exactamente lo contrario, así que tenemos que caer en cuenta de esta situación y cambiar la actitud para hacer tal cual lo que pensamos y no contradecirnos. Para uno ser su propio jefe, es fundamental tener autoconfianza, sin esta, difícilmente lograremos algo por nuestra cuenta porque no confiaremos en que nosotros mismos podemos dirigir nuestras ideas y lograrlas.

Hay unos puntos clave que nos ayudan a lograrlo:

1. Trazar metas
2. Establecer fechas límite
3. Establecer un horario de trabajo
4. Comenzar los proyectos
5. Terminar los proyectos. No perder el interés!
6. Buscar asesoría de quienes saben o han pasado por lo mismo, pero tomando las propias decisiones.
7. Crear varias fuentes de ingresos. En caso de que una falle, puedes apoyarte en otra.
8. Ponerle cuidado a la propia salud. Si no estamos bien, no podemos trabajar bien.
9. Hacer inventarios y balances con frecuencia
10. Quitarnos de nuestro propio camino. Esto quiere decir tratar de vernos a nosotros mismos como nos ven las otras personas, darnos cuenta de nuestros verdaderos errores y de los obstáculos que nosotros mismos estamos poniendo en el camino sin darnos cuenta.

Para no hacer este post tan largo, lo dividiré en dos partes, aqui estuvieron las primeras 5 y en el siguiente estarán las siguientes 5…

Anuncios

6 thoughts on “10 Reglas de las personas que jamás se dan por vencidas (primera parte)

  1. Hola…primero gracias x publicar un articulo así…segundo pedirte que subas la 2da parte. Espero que tengas un time para hacerlo..Saludos de Lima-Perú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s