De Jefes y otras estupideces…


Desde pequeña he tenido algo dentro de mi personalidad que me hace hervir la sangre cuando siento que alguien intenta imponerse por encima de mi ser, incluso si eran mis propios padres. No sé con que clase de chip nací pero siempre sentí, desde muy pequeña que todos los seres humanos estamos al mismo “nivel jerárquico” sino que simplemente cumplimos funciones diferentes. Lo que sí se y acepto es que hay personas con más experiencia que uno, más sabias y con la capacidad de enseñarnos y hacernos crecer, pero eso no necesariamente les da un “estatus” por encima de alguien más. Simplemente como lo digo, es su función, diferente a la nuestra.

Yo adoro a la señora que trabaja en mi casa haciendo aseo una vez cada semana. Su nombre es María y es un alma hermosa de unos 60 años, trabaja conmigo hace ya 4 años y siempre he dicho que es como mi segunda abuelita. Desde el principio la he tratado como el ser humano que merece ser, y la admiro profundamente porque ella ama su trabajo, no se queja y se siente orgullosa cuando las cosas le quedan impecables y cuando la ropa que lavó en el día se le alcanza a secar. Por eso le va tan bien! María siempre tiene trabajo! porque lo hace con gusto y pasión.

A María no le gusta hacer almuerzo, entonces yo le preparo… cosa que impresiona a muchas personas porque “¿como así si es que para eso le estás pagando? – tu eres la PATRONA” (Que palabra tan fea por cierto). Yo no puedo obligar a nadie a hacer lo que no le gusta y yo sí hago con gusto lo que ella no quiere hacer. Yo no siento que estoy por encima de ella porque le pago por su trabajo, simplemente ese es su trabajo y yo me beneficio de el, muy agradecida, de por cierto.

Y entonces cuando la gente se siente bien con uno… pasan cosas hermosas e inesperadas!. El año pasado, yo andaba en una terrible depresión (ya no lo estoy gracias a Dios), un día llegó María y me dijo: “Ay mija, aqui no hay nada para preparar de desayuno ni almuerzo” y yo le dije: “Mariíta si, no he querido ir a mercar porque me da muy duro ir sola”. Así que pedí un domicilio a la tienda y solucionado el caso.

A los 8 días que regresó Mariíta, yo estaba en las mismas, y entonces ella me dice: “No se preocupe Anita que yo le traje arepitas y huevos para que desayunemos juntas”… literalmente ese detalle hizo que el tiempo se detuviera en mi vida. Yo no lo podía creer, mi querida Doña María me había traído a mi, su “patrona”, con mas platica que la que ella tiene, cosas para desayunar. Y para completar me dice: “Mija, yo no la voy a dejar morir de hambre, usted tiene que comer”… el tiempo se detuvo nuevamente.

Y la historia no acaba aqui, un año después, cuando ya estoy bien y no me pasa nada, Mariíta me sigue trayendo desayuno A MI!, que tengo muchas más facilidades que ella en esta vida.

Dónde quedaron esas molestas “jerarquías” donde el “servidor” hace lo que le diga el “patrón o jefe” y además le tiene cierta bronca por tenerlo todo y el tener menos? o por aprovecharse de su posición en desventaja y sacar provecho de su humilde existencia? . Doña María es HERMOSA! Es una maestra de esas que van apareciendo de la nada en mi vida.

Pero como les decía, creo que esto no hubiera pasado si yo no hubiera roto esas “jerarquías sociales” que siempre me han parecido estúpidas. Cuando yo soy “jefe” (que odio esa palabra) trato a todo el mundo a mi mismo nivel, respeto y admiro sus funciones, intento guiar con mis ideas y acciones a los demás sin creer que estoy por encima de ellos, recibo sugerencias, opiniones, ideas de otras maneras de hacer las cosas. Y cuando soy “empleada” o “subordinada” (palabra terrible también) de alguna manera, siempre espero que me traten por igual y de la misma manera trato a todo el mundo por igual.

Es cuestión de verlo todo en una perspectiva de “funciones”, cada uno hace cosas diferentes y cada quien se beneficia de lo que todos los otros hacen. El mundo es una red, para mi no es una pirámide de poder. Y si rompiéramos esta forma de ver las cosas, estoy SEGURA que empezarían a pasar cosas maravillosas como este sencillo acontecimiento con mi querida Mariíta.

Algo tan simple como esto… cambia vidas.

Les presento a mi maestra:

7f3f0dfd6da7e3afed35770fbd5ea229

Anuncios

10 thoughts on “De Jefes y otras estupideces…

  1. Yo procuro no usar esa palabra “jefe”. En mi trabajo, desde la Directora General hacia abajo son Sofía, Claudia, Hernán, Adrián. Lo máximo que le puedo decir a alguien con quién no tengo trato cercano es señora o señor.

    Gracias por compartir esta historia.

    Me encantó la camiseta que tiene puesta María. En esa pose se puede leer tanta ternura!

    Saludos.

  2. Felicitaciones por el escrito.
    Está muy bueno, y estoy de acuerdo contigo.
    Lo mismo que tú dices lo dice el EVANGELIO. Todos somos hermanos y a nadie hay que llamar, ni Padre, ni Jefe, ni Maestro. Esas tres palabras aparecen.
    Justamente estos días he estado reflexionando sobre el tema del PODER Y LA AUTORIDAD. Sobre todo en lo que tiene que ver con el abuso de poder.
    Saludos para María, tu maestra.
    Fuerte abrazo.
    El Curita.

  3. A mí también me ayuda una persona una vez a la semana, Magola. Y desde que ella empezó a trabajar conmigo también “me meto” en la cocina a preparar el almuerzo porque, según ella, no sabe cocinar muy bien y eso nunca me ha importado, porque para mi lo más importante es que cada persona desempeñe/realice lo que mejor saber hacer, y con ese pequeño detalle Magola ha aprendido un poco más a la hora de preparar comidas porque ha estado ahí aprendiendo y preparando las cosas entre los dos. Hasta el día de hoy, Magola ya sabe, y siente más confianza, para preparar un montón de cosas que antes no creía saber porque no tenía confianza. Se trata de una construcción colectiva, que todos nos estemos dirigiendo hacia el mismo objetivo donde cada uno construya desde el ámbito en que mejor se desarrolla y aporta significativamente a los demás.
    Magola rulea!!

  4. Efectivamente, a mi me pasa pero al contrario. Actualmente soy “tendero” y permítame decirle que a mi jefa le digo “Diana” a secas, sin embargo mi respeto y admiración por ella es inigualable.

    Tu publicación es una radiografía de una persona con alma, es ésta la que nos hace diferentes de las demás especies animales, ni siquiera el aparente razonamiento ya que en la mayoría de las veces razonamos por conveniencia y no por lógica transparente.

    Un abrazo, me agrada mucho encontrarme con tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s